Divorcio de mutuo acuerdo y divorcio contencioso

Divorcio de mutuo acuerdo o divorcio contencioso. Cuando una pareja decide terminar su relación, este es el uno de los problemas que surge entre la pareja.

Para separarse o divorciarse, el único requisito es que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio.

Según establece el art. 81 del Código Civil “No será preciso el trascurso de este plazo para la interposición de la demanda cuando se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio”

Tanto la separación como el divorcio podemos hacerlos de dos formas: de mutuo acuerdo o de forma contenciosa.

Cualquiera de ellas nos lleva a un mismo final: una sentencia acordando la separación o el divorcio. La diferencia está en el camino que tenemos que recorrer para llegar hasta ahí.

Para iniciar cualquiera de los dos tipos de procedimiento, es necesario aportar el certificado de matrimonio y los certificados de nacimiento de los hijos comunes (aunque sean mayores de edad)

Divorcio de mutuo acuerdo:

El elemento fundamental en un procedimiento de mutuo acuerdo es el Convenio Regulador.

El Convenio Regulador es el documento en el que los cónyuges recogen los pactos que han alcanzado sobre aspectos tanto personales como patrimoniales, y que regirán tras el divorcio o la separación.

El Convenio Regulador debe contener las medidas relativas a:

  1. La patria potestad, la guarda y custodia de los hijos y el régimen de comunicación y estancia (comúnmente llamado régimen de visitas) de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.
  2. La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.
  3. La pensión de alimentos.
  4. La liquidación del régimen económico del matrimonio, cuando proceda.
  5. La pensión compensatoria

Es de vital importancia la correcta redacción de este documento, teniendo en cuenta las circunstancias concretas de esa familia, y previendo hasta el mínimo detalle, para evitar en la medida de lo posible futuros problemas y discrepancias.

La redacción de convenios tipo, de forma general, llevan, cuando surgen desacuerdos entre los cónyuges, irremediablemente de nuevo ante los tribunales.

¿En qué consiste el procedimiento?

Lo primero a tener en cuenta es que en el procedimiento de mutuo acuerdo los cónyuges tienen la posibilidad de valerse de un mismo abogado y procurador. El abogado o abogados redactarán el Convenio Regulador, con los pactos alcanzados anteriormente, y este deberá ser firmado por ambos cónyuges. Una vez firmado se adjuntará a la demanda de divorcio o separación, elaborada por los  profesionales, que se presentará en el Juzgado.

Una vez admitida la demanda por el Juzgado competente, los cónyuges serán citados para que ratifiquen el Convenio Regulador por separado.

Tras la ratificación e informe del Ministerio Fiscal (en caso de haber hijos menores), el Juez dictará la sentencia, que se inscribirá en el Registro Civil correspondiente.

La separación y el divorcio de mutuo acuerdo también pueden hacerse ante Notario.

Divorcio contencioso:

Este procedimiento es más largo, más costoso y más doloroso para los cónyuges y sus hijos; por ello comienzo siempre mi trabajo intentando conseguir acuerdos entre las partes. Creo que es importante agotar todas las posibilidades antes de iniciar el procedimiento de forma contenciosa.

¿En qué consiste este procedimiento contencioso?

En este procedimiento, a diferencia de lo que ocurre en el de mutuo acuerdo, cada cónyuge tendrá que personarse con su Abogado y Procurador.

El procedimiento se inicia por la demanda de uno de los cónyuges, demanda que deberá recoger las medidas que el demandante quiere que se establezcan en la sentencia. (Patria potestad,  guarda y custodia de los hijos, y régimen de visitas con el progenitor que no viva habitualmente con ellos; atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar, pensión de alimentos, pensión compensatoria,…)

No se podrá realizar en este procedimiento la liquidación del régimen económico matrimonial que si puede hacerse en el procedimiento de mutuo acuerdo.

Una vez admitida la demanda, se trasladará al demandado (al otro cónyuge) para que en el plazo de veinte días hábiles la conteste. También se dará traslado al Ministerio Fiscal cuando haya hijos menores o incapacitados.

A continuación, se citará a las partes al juicio. Tras la celebración del juicio, el Juez dictará sentencia fijando en ella las medidas por las que se regirán las partes desde ese momento. Esta sentencia dictada en primera instancia es recurrible ante la Audiencia Provincial. 

El divorcio contencioso PUEDE TRANSFORMARSE EN MUTUO ACUERDO

En cualquier momento del procedimiento, los cónyuges pueden pedir al Juzgado que el procedimiento contencioso se transforme en un procedimiento de mutuo acuerdo, acompañando dicha petición de un Convenio Regulador suscrito por ambos. Podemos transformar un divorcio contencioso en un divorcio de mutuo acuerdo.

Deja un comentario